El objetivo de nuestra acción educativa es la formación integral de nuestro alumnado, en colaboración con las familias, por medio de una escuela humanizadora, evangelizadora e innovadora. Buscamos el desarrollo de la persona potenciando todas sus capacidades, dando especial importancia al conocimiento personal y el descubrimiento de su ser interior.

 

Los valores que deseamos transmitir son:

  • Amor a los demás: respeto, comprensión, acompañamiento y especial atención a las personas más desfavorecidas.

  • Sencillez y humildad: cercanía y cordialidad en el trato.

  • Responsabilidad: esfuerzo y dedicación al trabajo bien hecho.

  • Paciencia: saber esperar cada proceso personal y saber escuchar.

  • Búsqueda de la verdad: coherencia, objetividad y sentido crítico.

  • Trabajo en equipo: equidad, solidaridad y compromiso.

  • Alegría, entusiasmo y sentido de celebración.

  • Libertad: autonomía, respeto y tolerancia.

  • Trascendencia: interioridad, escucha, gratuidad y libre adhesión a Jesús.

Todos estos valores los desarrollamos a través de nuestra pedagogía escolapia de Santa Paula Montal y San José de Calasanz:

  • Educando con paciencia y amor.

  • Atendiendo las diferencias y acogiendo a los más débiles.

  • Utilizando métodos educativos sencillos y prácticos.

  • Desarrollando en cada persona su potencial más profundamente humano y ayudando a crecer en todos los ámbitos (educación integral).

  • Situando a los alumnos como protagonistas activos de su propio aprendizaje.

  • Siendo escuela proactiva, basada en la experiencia, que enseña a hacer, haciendo.

  • Apostando por el desarrollo de las inteligencias múltiples, de las competencias clave y la interdisciplinaridad de los aprendizajes.

  • Configurando la tutoría como competencia y papel esencial del educador.

  • Preparando para vivir en la cultura de los medios de comunicación y de las redes sociales.

  • Enseñando a trabajar en red y en equipo.

Esta pedagogía se concreta en las líneas básicas de nuestra acción evangelizadora:

  • Capacitar para llegar a ser agentes de transformación social en la construcción de un mundo más justo y fraterno.

  • Educar la inteligencia espiritual, utilizando unos lenguajes y pedagogía nuevos y cercanos.

  • Abrir horizontes a la fe que lleven al encuentro con Jesús de Nazaret y a vivir los valores del Evangelio.

  • Iniciar y acompañar la relación personal con Dios a través de la oración.

  • Educar desde la visión cristiana de la persona, la vida y el mundo.

  • Cuidar la calidad de las clases de religión como plataforma que posibilita el diálogo fe-cultura.

  • Crear un clima pastoral en el centro que sea la base de nuestra acción educativa.

A través de las diferentes acciones pastorales guiadas por un lema común cada curso escolar:

  • Oración de la mañana.

  • Oración continua.

  • Celebraciones religiosas: ofrenda de flores a la Virgen del Pilar, eucaristías, tiempos litúrgicos fuertes, Santa Paula Montal y San José de Calasanz.

  • Maratón por las vocaciones.

  • Campañas solidarias: Domund, Cáritas, Manos Unidas, Amigos del Mundo, operación kilo para la Hermandad del Refugio.

  • Convivencias.

  • Clases de religión.

  • Día de la Paz.

  • JUES (Grupo de tiempo libre).